Yo, Farinelli, el capón